El Faro

CUARENTA AÑOS DE CONVIVENCIA X

1986: La gran manifestación o Vandoorne ganó a Cobo por goleada

VICENTE FERNÁNDEZ GUERRERO

Estamos de aniversario, como le vengo diciendo en anteriores citas sobre los Cuarenta años de Convivencia,  cumplimos 40 años en EL FARO (1978-2018). Es por ello que le vamos a contar lo que ha sucedido y hemos publicado en EL FARO durante esos 40 años. En los cuatro volúmenes programados tendrá curiosidades, noticias, historia y opiniones de esos años en  Motril  y la  Costa, con miles de fotos de protagonistas y lugares de nuestra tierra. Porque, para entender el presente, hay que conocer el pasado. Así; si tiene más de 40 años, recordará el pasado y si tiene menos de 40 años, podrá conocerlo, porque vamos a ofrecer una mirada para el recuerdo a la historia de Motril y la Costa de los 40 años.

Y afirmamos que hay que vivir el presente, sin olvidar el pasado.

Le ofrecemos en esta décima cita, querido lector, la introducción del año 1986, que podrá leer en el primer volumen (1978-1987) de los cuatro volúmenes programados para la nueva publicación de EL FARO “Cuarenta años de Convivencia”. Seguimos publicando aquí en la sección de Opinión, año a año, las diez introducciones hasta el año 1987, con lo que le ofreceremos un adelanto completo del primer volumen.

Había preocupación y desasosiego entre los comerciantes del centro porque era rara la noche que no se destrozaba la luna de un escaparate, la mayoría de las veces para robar lo que hay dentro y, los menos, por vandalismo.

En el puerto pesquero de Motril existían cerca de medio centenar de barquitos chanqueteros, pequeños boliches de dos o tres metros de eslora que, desde la prohibición de 1984, estaban varados.

Las conexiones de la Asociación Guadalfeo con ecologistas de toda Europa trajo como consecuencia que enlazaran con Los Verdes alemanes que, junto a otras asociaciones, formaban Arco Iris, grupo parlamentario ecologista en el Parlamento Europeo. Y de este enlace surgió una moción en el Parlamento Europeo sobre la importancia de regular adecuadamente la cuenca del río Guadalfeo ante los peligros de desertización generalizados en el sureste español y la posibilidad de perjudicar unas tierras en la Costa granadina que son las únicas europeas de carácter subtropical y muy ricas en chirimoyo y aguacate. La moción fue presentada por el diputado belga Francois Roelents Duvivier.

Tras siete meses de negociaciones, los vocales de la Cofradía de Pescadores eligieron al armador Damián Carmona como presidente de la Comisión Gestora para regir el organismo hasta las elecciones.

Los fuertes temporales, convirtieron el paseo marítimo de Torrenueva en un enorme socavón y los torreños se encerraron en la iglesia en protesta por el abandono a que –según ellos– les tienen condenado la Administración. Fernando Palau, director general de Costas dijo delante de medio millar de personas reunidas en la iglesia mayor de Torrenueva que el estudio de regeneración de la playa estará listo para final de año. Que se buscará la mejor solución posible y que la propia playa será una protección para los edificios o el paseo marítimo, tan gravemente afectado después de los temporales. Bernardo Roa, cabeza visible de la Asociación de vecinos, dijo que Fernando Palau había venido a Torrenueva a decir poco que fuera nuevo. El comité de lucha por la playa de Torrenueva acordó iniciar una demanda contra la Dirección Nacional de Costas por los daños causados en propiedades privadas y estudiar la manera de que sus impuestos queden legalmente depositados y que la Administración municipal no tenga acceso a ellos en tanto no resuelva el problema.

En la mañana del 4 de marzo Motril aparecía silenciosa. Más tarde, a eso de las diez de la mañana, la gente comenzó a darse cuenta de que todos los establecimientos estaban cerrados –excepto el Ayuntamiento–, incluidos bancos, farmacias y quioscos. El paro, salvo en algunos centros escolares, fue total. El silencio de la ciudad comenzó a convertirse en estruendo a partir de las once de la mañana en que miles de motrileños se agolparon en las Explanadas para seguir andando hasta Salobreña, donde se unieron a otros habitantes de la Comarca, en número aproximado de unos treinta mil. Fue, sin duda, la concentración más numerosa de toda la historia de Motril. Un río humano se extendía desde el Candelón de Motril hasta el restaurante Salambina de Salobreña para concentrase en el cruce de la N-340 con la N-323, la mayoría no pudo llegar al lugar de encuentro por tanta aglomeración.

Mientras el pueblo caminaba hacia Salobreña, el alcalde, Enrique Cobo, hacía constantes llamadas desde Radio Motril para contener la manifestación, pero los ciudadanos hicieron caso omiso de las llamadas. A partir de ese día, empezó la bajada del valor político de Cobo.

Dos semanas después del 4 de marzo, López de Letona, ex ministro de Franco, es nombrado vicepresidente de Banesto en la asamblea de accionistas del banco, donde su presidente, Pablo Garnica, informa  que las pérdidas en la banca Garriga Nogués, propietaria de Tierras de Almería S.A. alcanzan los 17 mil millones de pesetas por el retraso de la puesta en marcha del regadío por la falta de disponibilidad de agua. Finalmente, Banesto acuerda en junio devolver el dinero pagado por Uranian Busines, comprador suizo-panameño de Tierras de Almería S.A., al comprobar que la realidad de la explotación no se correspondía con sus expectativas. El decreto Antisequía se mantiene y el trasvase previsto para enero del 86, según Tomás Azorín, se retrasa gracias a las acciones de los habitantes de la Costa. El resto de los estudios sobre el trasvase también se retrasan y empiezan a quedarse en los cajones de las mesas de la Administración.

Las otras aglomeraciones ciudadanas fueron, como es tradicional, la Cabalgata de Reyes, labor heroica de la iniciativa de unos particulares; las procesiones de Semana Santa y la participación en las Ferias y Fiestas.

En plena campaña del referéndum OTAN, Mariano Gutiérrez Terrón, secretario local del PSOE, dice que romper con la OTAN es encarecer nuestra defensa, retroceder al pasado y depender aún más de Estados Unidos. Manuel Velázquez, párroco de San Antonio, miembro de la Coordinadora por la Paz y el Desarme de Motril, dijo que la neutralidad es la única actitud realmente pacífica y que pertenecer a un bloque no sirve para defendernos de nadie. Francisco Gijón, líder local de Alianza Popular, propugna la abstención porque el referéndum no es más que una acción electoral del PSOE y que sólo los siete millones de cartas que se van a enviar a los españoles van a costar quinientos millones de pesetas. La Costa votó Sí en el referéndum de permanencia de España en la OTAN, a pesar de la abstención del 40 por ciento. Sólo en Vélez Benaudalla ganó el No. Media hora antes del cierre de los colegios electorales se formaron grandes colas en Torrenueva, donde hasta entonces sólo había votado el treinta por ciento del censo, por lo que se amplió la votación hasta las nueve menos cuarto. Casi el treinta por ciento de los votos fueron nulos porque en las papeletas habían escrito: «Espigones para Torrenueva».

La caña, viejo problema, se presenta en plena crisis de supervivencia. Miguel del Pino, presidente de la Cooperativa La Palma, dice que son necesarios otros cultivos menos tercermundistas. José Luis Estévez, secretario del sindicato UAGA, cree que el provenir de la caña no es tan malo, aunque sí marginal, y plantea la protección de quinientos marjales de la vega para cultivar nuevas variedades de algodón. Paco Palanco, presidente de la Cámara Agraria y la Cooperativa Cañera Remolachera, dice que son tierras salitrosas y la caña es el único cultivo que mantiene alejados los nematodos, los hongos y la alta concentración de sal y que muchos hablan de la caña sin haberla visto en su vida. José Torres Hurtado, cabeza de la lista de AP al Senado, dijo que la caña de azúcar no es santo de la devoción socialista, aunque da más jornales que el cultivo bajo plástico.

Julio Abad, director general de la Caja General de Ahorros de Granada, dirigió la operación de adquisición de la Casa de la Cultura de la Asociación para Fomento de Cultura de Motril.

«La gente que oye a Enrique –escribía Paco Fermín– los jueves y los viernes y algún día más que encarte, dice que este tío ha cambiado mucho. Ya sabemos que cambió: no es lo mismo calentar al pueblo para que pida el Hospital, por ejemplo, que hacer de alcalde pacificador y defensor meticuloso de las indicaciones del PSOE sobre los asuntos del Guadalfeo».

En plena juventud, a los 31 años, murió Nicolás Bonilla Alonso, compañero ejemplar en el trabajo de talleres en EL FARO y en su faceta de periodista autodidacta enamorado de su tierra.

Finalizan las obras de la N-340 entre Salobreña y Almuñécar. La nueva vía reduce el tiempo de recorrido en veinte minutos. La obra, de once kilómetros y medio, ha supuesto una inversión de 1.300 millones de pesetas.

Motril tiene 44.568 habitantes, según los datos de población de abril y mayo. En los últimos cinco años la ciudad creció en cuatro mil almas.

Las Fiestas de la Virgen de Agosto han sido las más lúcidas de toda su historia. El gentío que asistió al ferial y la calidad de los espectáculos han hecho de esos días un verdadera gozada. Víctor Manuel y Ana Belén, Serrat, la Pantoja, Martes y Trece, y el rock fueron la atracción de todos. Bien es cierto que Jesús Pérez, a la hora de rendir cuentas, achacó a Serrat y al rock los déficits finales.

La segunda mitad de septiembre trae la preocupación y la angustia a los trabajadores de PAMESA. El Instituto Nacional de Industria (INI) accede a la petición de ENCE y la papelera motrileña es vendida a Torras-Hostench. Torras compró PAMESA por 1280 millones de pesetas y se comprometió a invertir dos mil millones de pesetas en los próximos años. La oferta de la empresa catalana incluye el mantenimiento de los 472 trabajadores.

Las obras del hospital comarcal terminarán en febrero de 1987, según Luis Felipe Aparicio, arquitecto director de la obra. Debieron haberse entregado en septiembre pero dificultades en la cimentación y algunas ampliaciones han retrasado la entrega. El nuevo Hospital tendrá trescientas camas, cinco quirófanos y una UVI.

«Por lo demás, el PSOE volvió a ganar –allá arriba y aquí abajo– y la maquinaria municipal parece que se despertó un poco, antes y después de las elecciones, para ofrecer a la clientela una relación de obras realizadas y una colección de otras que están a punto de cumplirse –editorializa EL FARO-. Se prevé que, en las elecciones locales del año que entra, Enrique Cobo ascienda –o descienda, según– a la vicepresidencia de la Diputación Provincial y que Miguel López Barranco acceda a la alcaldía de Motril. La oposición, excepto el caso especialísimo de buen hacer del comunista Jesús Pérez y, en ocasiones, del dubitativo aliancista Francisco Gijón Díaz, ha languidecido dentro de los aburridos plenos municipales. Desde fuera, una alternativa local –formada por una docena de personas muy conocidas por sus inquietudes progresistas– hace una oposición de papel que nos tememos no acabe de cuajar en nada positivo».

URL: http://elfaromotril.es/?p=112076

Escrito por ElFaro en 4 oct 2018. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

mugen 2d fighting games

Galería de fotos

Acceder Free WordPress Themes
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire