El Faro

CUARENTA AÑOS DE CONVIVENCIA VI

Vicente Fernández Guerrero

1982: Algo empieza a cambiar

VICENTE FERNÁNDEZ GUERRERO

Estamos de aniversario, como le decía en anteriores citas sobre los 40 años de Convivencia,  cumplimos 40 años en EL FARO (1978-2018). Es por ello que le vamos a contar lo que ha sucedido y hemos publicado en EL FARO durante esos 40 años. En los cuatro volúmenes programados tendrá curiosidades, noticias, historia y opiniones de esos años en  Motril  y la  Costa, con miles de fotos de protagonistas y lugares de nuestra tierra. Porque, para entender el presente, hay que conocer el pasado. Así; si tiene más de 40 años, recordará el pasado y si tiene menos de 40 años, podrá conocerlo, porque vamos a ofrecer una mirada para el recuerdo a la historia de Motril y la Costa de los 40 años. Y afirmamos que hay que vivir el presente, sin olvidar el pasado.

Le ofrecemos en esta sexta cita, querido lector, la introducción del año 1982, que podrá leer en el primer volumen (1978-1987) de los cuatro volúmenes programados para la nueva publicación de EL FARO “Cuarenta años de Convivencia”. Seguimos publicando aquí en la sección de Opinión, año a año, las diez introducciones hasta el año 1987, con lo que le ofreceremos un adelanto completo del primer volumen.

La administración realizada por el Ayuntamiento no ha sido buena, ni siquiera ha sido ágil y tampoco notable en favor de todos. No obstante, se puede avanzar algo a su favor: que aparte la mejora de servicios en barrios alejados, una regular política cultural (regular, de regularidad) y unas sonadas fiestas patronales. Los grupos de izquierda sí han sabido llevar una política de fortalecimiento del partido socialista a niveles regionales y nacionales, de forma que podemos afirmar que la ocupación de los ayuntamientos por mayorías –a veces, variopintas– de concejales de izquierdas ha servido para redondear el triunfo electoral de ese partido, tanto en las elecciones regionales andaluzas como en las del 28 de octubre. Y decimos que eso es algo a su favor porque, a pesar de las manifestaciones populistas de unos y de otros, en la tarea diaria de dirigir la administración del municipio no se ha perdido ni una sola ocasión de «arrimar el ascua a la sardina» del cambio a PSOE con el consiguiente hundimiento de UCD, partido que estaba en el gobierno de la nación. A lo largo de los meses de este año, noticia recordada y fotografías retrospectivas, no cabe duda de que marcan ese camino; por lo demás, bastante enlazada con la vida regional y nacional, pues sucesos notables de exclusivo carácter motrileño no lo encontramos realmente más que en el montaje y desarrollo de una fortísima campaña que, al mismo tiempo, pedía con justicia el Hospital Comarcal de Santa Ana y hacía una guerra en profundidad a todo lo que representaba el partido del Gobierno y el mismo Gobierno.

Y esto en época claramente preelectoral en cuanto a las elecciones andaluzas. Recogemos una expresiva fotografía tomada en aquellos días en que el fervor por la construcción urgente del Hospital se unía a un afán militante -por parte de muchos- contra de lo que el orden normal de una ciudad normal como Motril exigía.

Y que conste que EL FARO defendió y aplaudió la gigantesca manifestación pacífica que recorrió todo Motril con ayuda de la Comarca en pro del Hospital; pero lo que ya no es tan fácil de aplaudir, en lo que a protagonistas se refiere, fue el hecho de que la Policía Nacional tuviera que defenderse de los ladrillos que le fueron arrojados.

En cuanto a los hechos a reseñar durante este año, destacar que amaneció la Asociación de Minusválidos, lo que supuso la integración de más de trescientos disminuidos físicos. A destacar el desembarco en nuestra Comarca de abundantes líderes políticos de todos el espectro sociológico y considerar que a lo largo de seis años, desde el verano de 1977 hasta el 21 de junio de 1982, los andaluces en su conjunto y por mayoría, hemos venido haciendo camino hasta llegar a la constitución por vez primera en su historia, de un Parlamento autónomo, que da nacimiento a la esperanza de que los problemas seculares de esta tierra comiencen a tener solución, al ser abordados por los representantes directos de los mismos andaluces. Y haciendo un breve balance sobre la situación de Motril y su entorno, por estos tiempos la cosa estaba así: Se puede decir, en un análisis somero, que su área poblacional, distribuida en una cuarentena de pueblos de mayor importancia, engloba una población de más de cien mil habitantes, de los cuales un 70% está aglutinado en cuatro de las principales urbes. Su mejor y mayor fuente de producción es la agricultura, que está conociendo un esplendoroso florecimiento tras la implantación de nuevos métodos de cosechamiento y el estudio de la mejora del rendimiento de los frutos. Así el futuro de la agricultura se va revalorizando y que a su calidad hay que añadir su temprana recolección. Otras fuentes de subsistencia, sin embargo, han caído en un declive progresivo, al no ser las condiciones ambientales las más óptimas para garantizar un buen rendimiento; así, la pesca ha sido abandonada en muchos de los pueblos del litoral, también debido a la falta de infraestructura y buena comercialización del producto.

Al contrario que la pesca, el turismo ha ido supliendo la deficiencia del sector pesquero.

Así, mientras unas poblaciones se dedicaban a cobijar un turismo bullicioso y desasosegado, otros pueblos han decidido no inmutarse ante la oleada, permaneciendo indiferentes y conservando su tipismo para albergar a un turismo más paciente y menos agresivo. Las cifras hablan, y en el tiempo de veraneo, la población flotante llega a duplicar en algunos casos a la nativa.

En muchas de las playas de la Costa quedan indicios suficientes como para imaginar que esta Comarca fue mucho más marinera de lo que hoy es…

Los sucesos históricos, la contaminación del mar y el deterioro masivo de la fauna marina, son consecuencias principales para que este sector esté casi extinguido. Pero a todas estas causas que han hecho disminuir el número de capturas, hay que sumar su mala remuneración económica y el problema de las aguas jurisdiccionales, para comprender su estado actual.

Muchos años atrás, nuestra comarca fue, por excelencia, marinera, dada la riqueza piscícola de sus aguas, pero el deterioro de las circunstancias ambientales, así como una huida masiva hacia profesiones mejor retribuidas, fueron relegando las “artes de pesca”. En muchos casos fueron sustituidas por los enseres campesinos para la labor, en otros por las maletas para la emigración. Hoy muchos pueblos han suprimido esta ocupación en pos del turismo, y otros la han reducido ostensiblemente.

Los avances tecnológicos han dotado a las embarcaciones de medios que procuran gran cantidad de capturas; a esto hay que unir los circuitos de comercialización que pretenden que el producto se encuentre bien pronto, lo más alejado de su sitio originario de captura.

Por lo que la pesca artesanal que se efectúa en nuestra Costa está prácticamente destinada al consumo del pueblo o de sus alrededores. Muchos de los pueblos que fueron pescadores, ante las nuevas perspectivas económicas, han transformado su silueta, y hoy sus playas acogen al turista que viene a descansar en la arena junto a los cascarones de las viejas barcas. Pueblos como Salobreña, Almuñécar, Torrenueva, Castell de Ferro, La Mamola, Calahonda… con un profundo arraigo marinero, han visto desaparecer estas tradiciones. Para los demás pueblos costeños, la supervivencia es dificultosa.

Sobre la industria comarcal, hay poco que hablar; ya que es incipiente, con algunos ejemplos excepcionales, como el de PAMESA.

En cuanto a sus medios de comunicación, dado lo dificultoso de la orografía de esta provincia, son pésimos. Tan solo se salva el puerto comercial y pesquero de Motril, ya que vías aéreas o ferroviarias no existen. Las carreteras son malas, cuando no peligrosas. Es pues, en este campo, donde debe haber un gran progreso.

Se publica en el BOE el Plan General de Transformación y Ampliación de Regadíos de Motril y Salobreña, que elevará el canal de regadíos de la cota cien hasta la doscientos. La medida supone ampliar en más de 1.500 hectáreas la superficie de regadío de la zona.

La visita del Papa, Carol Wojtlla a la capital de la provincia fue un acontecimiento de primer orden para la sociedad granadina en general y especial para los católicos.

En Motril, se presentó el Plan General de Urbanismo. El alcalde pidió a los motrileños, especialmente a los propietarios del suelo, a los promotores y constructores que “además de pensar en sus intereses particulares pensasen también en los intereses generales de todo Motril”. Para López Barranco, teniente alcalde Urbanismo, el nuevo Plan termina una época urbanística y da comienzo a otra más acorde con los tiempos.

URL: http://elfaromotril.es/?p=110705

Escrito por ElFaro en 4 sep 2018. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Premium WordPress Themes

Galería de fotos

Acceder mugen 2d fighting games
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire