El Faro

El Club Motril Costa Bike realizó meritoriamente la subida al Veleta

EL FARO
El sábado día 28, a las 7 de la mañana en el Muelle de las Azucenas de Motril se reunía el grupo de amigos del club “Motril Costa Bike” y de otros clubes que, como colofón al año deportivo del club motrileño, estaban dispuestos a realizar, una vez más nuestra tradicional subida en mountain bike desde el puerto de Motril hasta el Veleta. Este año junto a la emoción que las características de esta actividad genera, se unía la expectación por el estado de la pista que transcurre por encima de los 3000 m de altitud y que conecta los Raspones de Río Seco con el Collado de la Carihuela.

A lo largo del mes de julio el equipo de organización de la ruta ha estado pendiente de las informaciones difundidas por el Parque Nacional y de las fotos publicadas en diversos foros y páginas relacionadas con nuestra Sierra Nevada. En incluso en días previos se hizo una excursión exploratoria para comprobar in situ la idoneidad trazado y decidir si realizábamos la ruta en su formato tradicional o había que proponer alguna variante. Se decidió, si ningún imprevisto lo impedía, llegar desde los cero metros del nuestro Puerto hasta el Picacho Veleta, situado a 3.396 m. Una vez finalizado el protocolo inicial de la “Subida la Veleta 2018”, sobre las 7:30 de la mañana se realizó la salida de los participantes, quienes se dirigieron hacia el túnel de la Gorgoracha, atravesaron Vélez de Benaudalla y recorriendo la Umbría de Órgiva llegaron a esta localidad alpujarreña. Tras

recorrer los primeros 35 kms. los ciclistas llegaron a la fuente de Sortes, donde disfrutaron de un breve avituallamiento. Tras rellenar sus bidones de agua, y con el pensamiento puesto en el deseado objetivo de la jornada (alcanzar los 3.396 m. del Veleta) dieron comienzo al ascenso hasta la bella localidad de Capileira a 1.430 m. Allí hicieron un descanso y repusieron las fuerzas, sabiendo que los 50 kms recorridos eran la parte más fácil del trayecto.

SALIDA DE LOS PARTICIPANTES EN EL PUERTO DE MOTRIL (Foto: El Faro)

Tras este descanso se reanudó la marcha, adentrándose en el Parque Nacional de Sierra Nevada, dejando atrás el cómodo asfalto para encarar a la pista de tierra que los llevaría hasta el Pico Veleta. Los ciclistas volvieron a reagruparse ante la barrera de la Hoya del Portillo, barrera que impide el acceso de los vehículos motorizados a las zonas altas del parque y que se abre año tras año para que los vehículos de apoyo de esta actividad puedan acompañar al grupo de ciclistas hasta el Alto del Chorrillo, punto final del acompañamiento del apoyo. Aquí se llevó a cabo el tercer y último avituallamiento.

Solo les separaban quince kilómetros del Veleta y desde este punto los ciclistas marcharon acompañados únicamente de sus fuerzas y siempre en grupo, más o menos compacto. Fue duro y emocionante: a lo largo de estas quince ediciones nos hemos encontrado muchas situaciones climatológicas y atmosféricas mientras recorríamos la pista que comunica la cara norte con la cara sur de nuestra sierra. Pero ha sido la primera vez que hemos tenido que echar pie a tierra y no precisamente por el cansancio acumulado, sino por lo neveros que cubrían la citada pista y que hacía totalmente imposible atravesarlos subidos en la bicicletas. Con esfuerzo, con la satisfacción de los paisajes recorridos y divisados y la aventura de pisar nieve en julio, los ciclistas lograron su meta, tras superar un desnivel acumulado de 3.900 m. Tras la foto de familia bajaron a la Hoya de la Mora donde los esperaba un autobús con ropa limpia y con un remolque para las bicicletas para devolverlos a Motril. Allí también los esperaba un tercer coche de la organización, para atender cualquier incidencia que se hubiera producido en este último tramo. Al día siguiente, domingo día 29, tuvo lugar la paella de convivencia en la que participaron aquellas personas que, de una u otra forma, hicieron posible esta aventura: participantes, miembros de la organización y familiares y amigos.

El C.D.C. Motril Costa Bike, consciente de la importancia que es dar un adecuado apoyo a todas las personas participantes en esta actividad, ha puesto, igual que siempre, a disposición de las mismas dos vehículos con apoyo médico, técnico y mecánico; un vehículo de apoyo en la Hoya de la Mora, lugar de finalización del recorrido; motocicletas de apoyo durante el recorrido; tres avituallamientos con los alimentos y bebidas necesarias para la adecuada hidratación y alimentación de los deportistas; un autobús con remolque para las bicicletas, facilitando el regreso a casa; una póliza de seguro de responsabilidad civil, que cumple con las exigencias de la normativa deportiva; así como una póliza de seguro de accidentes y rescate en alta montaña, pólizas que, afortunadamente, no han sido necesario utilizar. El mérito en las subidas al Veleta la tienen, sin duda, aquellas personas que deciden recorrer el trayecto que separa el Puerto de Motril de la tercera cima más alta de la Península Ibérica. Y este club en la organización y realización de esta actividad tiene el apoyo inestimable de la Autoridad Portuaria de Motril, la Diputación Provincial de Granada, el Parque Natural y Nacional de Sierra Nevada y el EVA nº 9 de Motril, así como distintas empresas de Motril y la comarca. “A todos ellos nuestro reconocimiento y nuestro agradecimiento ¡Gracias!”

URL: http://elfaromotril.es/?p=109435

Escrito por ElFaro en 3 ago 2018. Archivado bajo Deportes, Destacados, Galerías, Imágenes, Portada. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

WordPress Themes

Galería de fotos

Acceder Premium WordPress Themes
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire