El Faro

SEGÚN DEL LADO DE LOS 50 CM

ACTUALIDAD, TERRIBLE ACTUALIDAD

MANUEL MARÍA -articulista-

Leemos en la prensa que España se ha ofrecido a acoger 600 y pico -no me acuerdo exactamente, de vergüenza para mi, pero la memoria es cada día más débil- refugiados, emigrantes, desesperados… no sé, como se les quiera llamar…Me llama poderosamente la atención que en mi país- país, por otro lado, de emigrantes- se eleven las voces criticando la postura. Quiero recordar que tras la famosa foto del niño -cuerpo yacente en la playa- se hizo más hincapié en toda la CE para el acuerdo que los países habían firmado para la acogida de un cupo de refugiados. A lo peor, se discriminaba, entre refugiados y emigrantes, en dicho acuerdo, no sé, no recuerdo -como digo la memoria cada vez es más… como diríamos, al menos, selectiva-. En el mencionado acuerdo, España, firmante entre los otros países, se comprometió a acoger sobre unos 17.000 refugiados, a fecha de septiembre del año pasado, según la prensa, llevaba acogidos unos 2.000- que no llegaban, pero vamos, más o menos-. O sea, que nos faltaba por acoger otros 15.000 ¿no?. Pues, eso, como digo, no sé, no recuerdo, si se hacía especial mención entre las personas a acoger- refugiados, refugiados de guerra, emigrantes, abandonados… no sé- pero si no es así, o acaso aunque lo fuese, da igual, el caso es que no hemos cumplido nuestra promesa de acogida. Nos faltaban un montón. Nos faltaba por acoger una pila de vidas – que sí, que como a todos los otros países-. Aunque nos fastidie, a fin de cuentas se trata de eso, de vidas.

Como digo al principio, en breve, en pocos días llegarán al puerto de Valencia 600 y pico emigrantes. 600 y pico vidas que hasta ahora estaban a la deriva -nunca mejor empleado éste termino náutico-. Me cuesta creer, que tanto políticos -a fin de cuentas, algunos de ellos “mediocres ganapanes”-, como algunos medios, como mi pueblo en general- siempre hay quien no, gracias a dios en este caso- se levante “a grito pelao” en contra de tal decisión del gobierno.

Yo me pregunto: ¿se nos ha olvidado ya como malvivieron nuestros ancestros en el extranjero? ¿se nos ha olvidado ya cuantos de los nuestros fueron acogidos en otros países? ¿se nos ha olvidado ya gracias a la ayuda de quien consiguieron- muchos- salir a delante? No me lo creo, no quiero creerlo.

Se, o cuando menos quiero creer, que tenemos memoria, memoria de un tiempo no tan atrás, y recordamos con ¿cariño? Al menos con comprensión evocamos las horas, los días, los meses… de penuria, de abandono, de desesperación padecidos por nuestros antepasados; evocamos la ayuda, la acogida, el sufrimiento- en muchos de los casos de esa acogida- padecido, sufrido, vivido- a fin de cuentas- por nuestros antecesores para poder llegar hasta el mañana, que ya fue ayer.

Por eso, por esa memoria, es por lo que me cuesta creer lo que dicen los medios sobre la postura –contraria- a esa acogida. No me lo creo. No me lo quiero creer.

Señoras, señores… amigos… ¡que son vidas humanas! –no lo olvidemos, por favor- que estamos hablando de seres humanos.

Que sí, que estamos de acuerdo; que la acogida no es la solución; que hay que darle otra solución al problema… pero, creo, también estaremos de acuerdo en que algo hay que hacer de forma pronta, de forma inmediata; algún arreglo habrá que darle a este momento, a ésta circunstancia de la vida para éstas personas ¿no?.

Se y soy consciente de que precisamente ahora, que en mi pueblo se libra una batalla local, para la no creación de un centro un tanto atípico, ésta columna no me va a traer precisamente adeptos; se que habrá muchos que no la compartan… lo siento, de verdad, pero creo, estoy convencido de que esas 600 y pico criaturas están sufriendo su situación más que yo vuestro apoyo o compresión. A veces, hay que  mojarse aunque la causa no sea del agrado de todos. Que sinceramente creo que en el fondo de nuestro, vuestro, corazón si es de nuestro, vuestro, agrado.

Como digo, me hubiese gustado escribir de otra cosa más agradable para todos, pero, a fin de cuentas: “es la vida” la que nos dicta los momentos; y  no todos son agradables…

Un saludo. ¡Ah! Y por favor, no lo olviden…INTERACTUEN…

URL: http://elfaromotril.es/?p=106922

Escrito por ElFaro en 13 jun 2018. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

mugen 2d fighting games

Galería de fotos

Acceder Free WordPress Themes
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire