El Faro

Y envuelto en una sábana lo puso en un sepulcro abierto

Por, Domingo A. López Fernández

Sepulcro y Dolores organizan su sacro cortejo que es el oficial de la Semana Santa

FRENTE DE PROCESIÓN DEL SANTO SEPULCRO Y NTRA. SRA. DE LOS DOLORES (Foto: El Faro)

El Viernes Santo es día solemne para de nuestra semana santa. Durante la tarde-noche, sacerdotes, fieles y comunidades religiosas trabajan arduamente en la preparación de los monumentos que han de lucir al día siguiente los diversos templos de Motril. En todos y cada uno de ellos los sagrarios aparecen abiertos, sin la sagrada hostia para significar la ausencia del Señor, que ha sido crucificado, muerto y sepultado. Así pues, las iglesias motrileñas son el centro de atención de la población en la mañana, jornada que amanece fresca y con probabilidad de chubascos aislados, predicciones que afortunadamente se “equivocan” y evolucionan hacia una tarde que permanecerá ya totalmente despejada. Bajo este tiempo “revuelto” en el que han llegado a caer sobre la ciudad tímidas gotas de lluvia, se han visto muy visitadas las iglesias de la ciudad por personas de todas las edades que han recorrido los monumentos para orar frente a ellos durante breves minutos. Es ésta una tradición que se renueva todos los años y que se mantiene viva en el corazón de los motrileños como muestra de fe y devoción a Cristo que ha sido sepultado.

GRUPO DE JÓVENES COFRADES EN EL DESFILE PENITENCIAL (Foto: El Faro)

Asimismo, en la mañana, la casa de hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno mostraba abiertas sus puertas de par en par para dejar contemplar los pasos de sus dos titulares y ofrecer a los visitantes un recuerdo de las flores que en la noche anterior han portado en su recorrido procesional. Igualmente, en la iglesia Mayor, el Cristo de la Buena Muerte permanece postrado en una capilla lateral con guardia de honor de sus hermanos, a la espera de celebrar los oficios en la tarde. Y, asimismo, la ermita de la Patrona con Jesús de Pasión ubicado ya en su lugar de culto se muestra arropado por algún que otro hermano cofrade que reza junto a él. Sí, desde luego, el viernes santo es solemne en la ciudad y en el ejercitan su salida penitencial dos cofradías de viejo cuño, la de la Santa Vera Cruz, que tras tres años de suspensión vuelve a gratificar su paso por las calles, y el tradicional y antiguo cortejo del Santo Entierro de Cristo que marca porte, seriedad y luto en su tránsito procesional. Precisamente ésta última ha editado este año un llamativo cartel que es obra del joven cofrade Adrián Ramos y que muestra al titular cristífero solo y sobre un túmulo en total oscuridad para hacer significar el momento de su muerte.

NTRA. SRA. DE LOS DOLORES EN SU PASO DE PALIO (Foto: El Faro)

Fiel a su cita, la salida penitencial de la cofradía del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores se ha verificado con puntualidad desde la parroquial, sede en la que reciben cultos sus dos imágenes de pasión. En frente y en todo el espacio abierto que le confiere la plaza de España, se ha hecho presente el pueblo de Motril para acompañar a Cristo yacente en su sagrada urna. Vibrante, pues la acogida que ha tenido la procesión por parte de los motrileños, fina estampa que se hace visible todos los años y que es consustancial al momento de la pasión que se rememora. La cofradía ha abierto su frente de procesión con dos timbales que anuncian la marcha del cortejo sacro, junto a la cruz de guía escoltada por dos faroles y una nutrida representación del grupo joven con hábito penitencial pero sin el tradicional antifaz. Junto a ellos se han dispuesto las dos filas de hermanos de luz y los emblemas propios tales como el libro de reglas y la tradicional “bacalá”. A continuación la presidencia oficial que ostenta la hermana mayor de la cofradía, María del Carmen Jiménez Artillo, junto a la representación de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Motril que personifica su presidente, Antonio Hernández Salmerón en unión de su secretario José Joaquín Robles Díaz y la vocal Esperanza Herrera Molina. Tras ellos, el cuerpo de acólitos, la capilla musical y el propio de incensarios turiferarios que confieren solemnidad al cortejo al esparcir al aire la nube de incienso que anuncia la inmediatez del paso de Cristo. El impresionante paso del Santo Sepulcro ha sido realizado en plata repujada en los acreditados talleres de Moreno Romera y muestra en altura el sagrado túmulo con la imagen titular que  en 1947 tallara el escultor Domingo Sánchez Mesa. Sigue al mismo el palio de respeto junto a una nutrida representación municipal, el Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Ejército del Aire y Cuerpo de Bomberos de la ciudad.

TRONO DEL SANTÍSIMO CRISTO EN SU EXCEPCIONAL SEPULCRO (Foto: El Faro)

La sección mariana de Nuestra Señora de los Dolores se abre a continuación con la cruz parroquial, las filas de hermanos de luz portando picas de cera roja y el cuerpo de camareras de la Virgen que antecede al cuerpo de acólitos. De seguida el paso de palio de la Virgen de los Dolores, imagen que el insigne escultor Antonio Illanes ultimó para la cofradía en el año de 1952 y que muestra para la ocasión un llamativo exorno floral en el que predomina el color blanco virginal en una sugerente composición espiral que es obra de Floristería Calvente.

En pleno recorrido procesional, quien fuera antiguo capataz del paso de la Virgen de los Dolores, José Joaquín Jerónimo Miranda, dedicaba a EL FARO sus impresiones del cortejo haciendo destacar “el cambio del itinerario, que habrá que estudiar si es oportuno o volvemos al recorrido tradicional. Novedades ha habido pocas, si tenemos en cuenta el cambio de los dos capataces de los pasos, pues el de Cristo ha sido dirigido por Juan Pablo Galeote y el de la Virgen por Miguel Ángel Fernández Enríquez, que ya lo llevó el año pasado en calidad de asistente. Yo destacaría al inicio del recorrido el recuerdo que se le da a los hermanos fallecidos en el interior de la iglesia y que se hace ver en la calle en el lazo negro que porta el paso, y las ofrendas que han hecho las cofradías del Santísimo Cristo de la Salud y la Oración en el Huerto de los Olivos al paso de la procesión por la iglesia de los Agustinos. Y como momento extraordinario, la salida de los tronos de la iglesia, el encuentro de ambos en la plaza de España y el encierro. Para mí ha sido lo más significativo”.

El itinerario dispuesto por la junta de gobierno de la cofradía ha introducido importantes cambios en su tradicional recorrido, pues se ha hecho en forma inversa al que nos tiene acostumbrado en otros años. Así, partiendo desde la iglesia de la Encarnación, ha marchado por plaza de España, Victoria, Avenida de San Agustín, Zapateros, Catalanes, Javier de Burgos, Marqués de Vistabella, Milanesa, Plaza del Ciprés, Seijas Lozano, Nueva, Teatro, Plaza Bustamante, Cruz Verde, Gaspar Esteva, Emilio Moré, Díaz Moreu, Romero Civantos y plaza de España, para desde aquí verificar su encierro en el templo, acto que se ha podido verificar pasadas las 0:30 hrs de la madrugada. Como es tradicional, ambos pasos han marchado en paralelo desde el inicio de la plaza de España a los sones de “La Muerte no es el final”, momento simbólico y espectacular que ha sido gratificado por el aplauso de los fieles presentes.

URL: http://elfaromotril.es/?p=103277

Escrito por ElFaro en 1 abr 2018. Archivado bajo Cofrade, Destacados, Galerías, Imágenes, Portada. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

WordPress主题

Galería de fotos

Acceder mugen 2d fighting games
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire