El Faro

Por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Por, Domingo A. López Fernández

Pasión y Amargura inaugura en Motril los desfiles procesionales del Jueves Santo

ESTANDARTE DE JESÚS DE PASIÓN POR LAS CALLES DE MOTRIL (Foto: El Faro)

Jueves santo en Motril, jueves que no es de precepto pero si fiesta solemne que se hace notar en la ciudad con numerosos visitantes y turistas que disfrutan del tradicional “puente” festivo. Pero, asimismo, para los lugareños que regresan a su patria chica para pasar  estas fechas en familia y muy particularmente junto a sus insignias de pasión, aquellas que le hacían vibrar su corazón cuando eran pequeños. La iglesia celebra en este día diversos pasajes de la pasión del Señor tales como la Última Cena, la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní, la institución de la eucaristía y el lavatorio de los pies. Antaño, cuando Motril verificaba los tradicionales pasos de pasión que fueron conocidos con el nombre de “La Judea”, se ejecutaba junto a la iglesia de la Victoria  una de estas escenas, la del prendimiento de Cristo y en la iglesia de la Encarnación, el párroco solía celebrar el lavatorio de los pies a los pobres para significar el gesto de Jesús con sus apóstoles en la Última Cena. Hoy estos pasajes constituyen reminiscencias del pasado, pero es justo recordarlas para reivindicar la religiosidad del momento en una ciudad que vivía con pasión y recogimiento este día grande de su semana mayor.

GRUPO DE PEQUEÑOS COFRADES EN LA PROCESIÓN DE JESÚS DE PASIÓN (Foto: El Faro)

Como ha quedado expresado, el jueves santo es un día grande y jornada por excelencia para disfrutar de los desfiles procesionales en la calle. Son tres los establecidos para la jornada por sus respectivas corporaciones nazarenas, siendo el primero de ellos el de la hermandad de penitencia de Nuestro Padre Jesús de Pasión y Marías Santísima de la Amargura, que lo hace desde el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza. Con escasa diferencia horaria y desde su casa hermandad lo hace igualmente la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza, que es la que cuenta con más tradición puesto que su reorganización se remonta al año de 1947. Finalmente, a las 0:00 hrs del ya viernes santo lo hace la Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte en un ejercicio penitencial que es modelo de virtud y de recogimiento.

La salida penitencial de la hermandad de Nuestro Padre Jesús de Pasión tenía fijada su salida para las 19:00 hrs de la tarde, si bien, desde horas antes, los aledaños del cerro de la Virgen se han revestido de un continuo ir y venir de personas en las que ha lucido con fuerza el color gánate de sus hábitos penitenciales. Minutos antes de la salida procesional tenía lugar un momento de especial recogimiento, pues uno de los hermanos y miembros de su junta de gobierno, Enrique Osuna, tomaba la palabra para pronunciar una oración en la que ha pedido por todos los miembros de la hermandad que ya no se encuentran presentes. De seguida se ha producido la tradicional llamada a la puerta de la iglesia, que este año ha sido encomendada al Comisario Jefe del Cuerpo Nacional de Policía de Motril, Carlos Altea Vargas, quien junto al hermano mayor de la hermandad ha procedido a dar los tres toques de rigor para dar inicio a la procesión.

PASO DE MISTERIO DE JESÚS DE PASIÓN ESCOLTADO POR EL CUERPO DE ROMANOS (Foto: El Faro)

Con las puertas abiertas de par en par salía a la calle la cruz guía y los faroles del frente de procesión, los hermanos de luz y los tradicionales emblemas de la hermandad, el “senatus”, libro de reglas, estandarte cristífero, el grupo joven desprovisto de antifaz y la popular “bacalá”, que se han situado en la cuesta que da acceso al santuario. Igualmente se ha integrado en el cortejo la amplia representación del Cuerpo Nacional de Policía en virtud de su nombramiento como hermano honorario, y las comisiones de las hermandades de San José, Santa Cena, Divina Pastora, Nuestra Señora de la Soledad y la “Borriquita”, ésta última en traje penitencial. Tras ellos, la presidencia de honor junto al paso que ha ostentado el párroco y director espiritual de la hermandad, Juan Bautista Amat, junto al hermano mayor, Gabriel Díaz, y el comisario de la policía nacional, Carlos Altea. El cuerpo de incensarios ha precedido inmediatamente al paso de Jesús de Pasión, que como viene siendo habitual desde hace años aparece escoltado por una guardia romana.  Sobre él, la impresionante imagen que en 1986 tallara el escultor granadino Antonio Barbero Gor, que le representa en una de sus caídas en la calle de la Amargura, nombre que ostenta su titular mariana, aunque ésta no efectúa por el momento estación penitencial. La imagen de Jesús de Pasión luce en esta ocasión la tradicional túnica de color granate, si bien en su compostura deja ver a los fieles parte de su maltrecho torso a modo de despojado. Por lo que respecta a su exorno, marcha con los tradicionales cuatro cirios de cera de color granate, dos tulipas de guardabrisas a ambos lados de la imagen y un friso de “statis” morado que pretende significar su próxima muerte. Por primera vez acompaña al mismo la Agrupación Musical de Nuestra Señora del Carmen de Calahonda, que en solo unos años ha dejado ver la calidad y buen hacer de sus jóvenes componentes.

JESÚS DE PASIÓN, EN UNA DE SUS CAÍDAS, SOBRE SU PASO DE MISTERIO (Foto: El Faro)

Con un organizado cortejo y un solemne paso procesional, el hermano mayor de la hermandad, Gabriel Díaz Pérez, dedicaba una palabras a EL FARO para mostrar su visión personal de cómo estaba transcurriendo el desfile penitencial para concluir afirmando que “este año hemos cambiado el recorrido y nos hemos encontrado totalmente arropados por el público. Por tanto, un cambio acertado que se debe a un miembro de la hermandad, Enrique Osuna. La hermandad sigue trabajando a conciencia y tenemos muy buenas metas planteadas, pero por el momento no podemos incorporar a la titular mariana. Todo se andará y nos encontramos en la buena línea”.

El itinerario marcado por la junta de gobierno de la hermandad ha partido a las 19:00 hrs desde la ermita de Nuestra Señora de la Cabeza para continuar por la calle de González Cervera, Huerta Estévez, Cruz Verde, Bustamante, Marqués de Vistabella, Milanesa, Plaza del Ciprés, Comercio, Plaza San Antonio, Tato, Canalejas, Comedias, Plaza de la Trinidad, Plaza de España, Puerta de Granada, Rambla del Manjón, Señor de Junes, Ruiz, Avenida San Agustín, García Pizarro, Plaza Díaz Moreu, Emilio Moré, Gaspár Esteva, Cruz Verde, Huerta Estévez  y  González Cervera, para desde aquí proceder a su encierro en la ermita de la Patrona. Este momento único e irrepetible se ha  verificado ante numeroso público y en un instante de gran emotividad, pues en su “revirá” el paso de Jesús de Pasión ha sido postrado frente a la ciudad, mientras la Agrupación Musical tocaba su despedida. Casi sin tiempo de descanso, la banda interviniente partía a las 4:00 hrs de la madrugada hacia la localidad de Lopera (Jaen) para acompañar al paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno en la mañana y ya en la tarde, en la villa de Oria (Almería), lo había de hacer tras el paso de Nuestra Señora de los Dolores. Jornada intensa, pues, para esta banda motrileña que se ha dotado de un buen nombre en la ejecución de marchas procesionales de semana santa.

URL: http://elfaromotril.es/?p=103220

Escrito por ElFaro en 30 mar 2018. Archivado bajo Cofrade, Destacados, Galerías, Imágenes, Portada. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Weboy

Galería de fotos

Acceder Premium WordPress Themes
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire